¿Cómo llegué a ser mamá canguro? Por Sofía: “Lo nunca pensado sucedió”

Sofía M., Madrid.

Pues la verdad que yo conocí este mundo de refilón. Una amiga mía fue la que me contó un poco cómo iba, poniéndonos vídeos y fotos de mei-tais en nuestro foro.

Yo al principio pensaba: “¿Cómo se puede poner ahí al bebe?”, “¡Pobre!, ¡si eso no tiene que ser nada cómodo!”, y muchas otras cosas por el estilo.

Un día quedamos con mi amiga y pude ver en persona y probar el mei. “El artilugio” me gustó, me parecía totalmente distinto de lo que yo ví un día por vídeos, así que decidí encargarme uno y disfrutar del placer de llevar a mi niña en brazos sin tener que acabar rendida. Continue reading

Aventuras de portabebés en el autobús (…o el metro…)

Tomando el metro

He sido una defensora del transporte público desde que nací. Mi primer recuerdo es estar de pie en un autobús abarrotado que va al centro, para acompañar a mi madre a sus clases en el Instituto de Arte. Tomar el autobús es simplemente algo que hago y he hecho casi toda mi vida, así que tiene sentido que siguiera usando este valioso recurso incluso con mi hijo pequeño a remolque.. bueno, cerquita a cuestas, quiero decir, cómodamente atado en mi espalda, o en bandolera en mi cadera. Llevar a tu bebé y montar en transporte público no es, ni de lejos, tan difícil ni intimidante como pueda parecer. Mi primer intento fue cuando mi hijo tenía 2 meses y medio y de verdad necesitaba coger algunas cosas en la tienda de ultramarinos. Esa primera experiencia me enseñó mucho sobre cómo portar un bebé segura y cómodamente en el transporte público. Continue reading

¿Cómo llegué a ser mamá canguro? Por Eva Margarita: “Mi por si acaso fue mi mejor opción”

abrenoite4Eva Margarita G., (Madrid)

Cuando estaba embarazada, como a muchas otras primerizas, me dio por hacerme con una inmensa reserva de objetos que me dijeron serían “imprescindibles” para la llegada de mi bebé. Y así, compré un gran número de cosas como una cuna, un carro con un montón de complementos, un esterilizador… Por casualidad descubrí por internet el mundo de los portabebés y me compré un fular elástico y una mochila ergonómica “por si acaso”. Cuando nació mi hija, ¡las cosas no fueron como me las esperaba! En cuanto la tuve entre mis brazos, supe que era lo único que quería hacer… Me atrapó para siempre. Así que los objetos “imprescindibles” pasaron poco a poco a un segundo plano total y absoluto, y los portabebés que compré “por si acaso” empezaron a formar parte de mi día a día. Mi preciosa princesa se dormía dentro de mi fular, y era una sensación absolutamente maravillosa, jamás podría haberla sospechado en toda su intensidad. El oler su cabecita, darle miles de besos… ¡Gracias a mi fular pude disfrutar de todo esto durante horas! Continue reading

¿Cómo llegué a ser mamá canguro? Por Flor de Guadalupe: “Si algo tengo grabado de mi primer embarazo es mi enorme deseo de seguir teniendo a mi nena cerca de mí después de nacida”

De izquierda derecha de arriba abajo: -Sofía y Fátima durmiendo -Fátima en el fular -Sofía con rebozo como bandolera -Sofía con rebozo doblando ropa de Fátima -De nuevo Fátima en su fular -Las tres descansando en la cama

De izquierda derecha de arriba abajo: -Sofía y Fátima durmiendo -Fátima en el fular -Sofía con rebozo como bandolera -Sofía con rebozo doblando ropa de Fátima -De nuevo Fátima en su fular -Las tres descansando en la cama

Flor de Guadalupe Montante Arreola, Nuevo León (México).

Antes de comenzar a narrar mi historia, quiero agradecer su apoyo a Nohemí Hervada, a quién contacté en esta red, y que sin importar el océano de distancia que nos separa –literalmente- me apoyó con sus conocimientos para convertirme en una mamá canguro. Continue reading

¿Cómo llegué a ser papá canguro? por Raúl: “No me queda muy claro si un papá canguro nace o se hace”

IMGP1438No me queda muy claro si un papá canguro nace o se hace. A continuación os cuento mi historia.

Creo que la primera vez que ví un portabebés fue cuando estaba buscando un regalo para el primer hijo de un gran amigo. No sabía muy bien qué regalarle y perdí mucho tiempo dando vueltas, viendo tiendas y preguntando precios. Una experiencia nueva y un sueldo estudiantil no daban para más. Por fín entré en una tienda y, en una esquina, encontré lo que estaba buscando. Una bonita mochila que le permitiría salir con su hijita sin mucha complicación. Su practicidad me convenció y no seguí buscando. A pesar de superar mi presupuesto, el regalo me escogió. Continue reading

¿Cómo llegué a ser mamá canguro? Por Noemí: “a la tercera va la vencida”

23102008070Noemí, Lérida.

¿Cómo llegué a ser mamá canguro? La primera respuesta que me viene a la mente es tarde. Sí, tarde descubrí un mundo fascinante y maravilloso, el de los portabebés, pero los de verdad; los respetuosos con el cuerpecito del bebe y la espalda de mamá. En 2002 nació mi primera hija por cesárea, nació chiquitita, indefensa. Yo me pasaba el día con ella en brazos, no podía dejarla sola, tenía que estar cerca de ella, sentirla respirar, con la teta a su alcance cada vez que le apeteciera. No podía dejarla llorar, era tan chiquita, olía tan bien, tan suave, no me cansaba de mirarla, de tocarla, … Tenía una mochila y su padre empezó a usarla como a los 6 meses de la nena, yo la use muy poco porque ya estaba embarazada y me resultaba muy incómoda;  hasta entonces había ido más en brazos que en el cochecito. Continue reading

¿Cómo llegué a ser mamá canguro?, por Patricia B.: “nunca es tarde si la dicha es buena”

patriPatricia B., Granada.

Mi hija es adoptada, la conocimos cuando tenía 2 mesecitos y, antes de que pudiese traérmela a casa, la estuvimos visitando todos los fines de semana durante otros 2 meses. El tiempo que pasaba con ella lo tenía que aprovechar al máximo y la tenía todo el tiempo que podía en brazos, acurrucadita contra mí, aspirando su olor y grabándomelo en la memoria, porque sabía que iba a tener que pasar otra semana hasta que pudiese volver a verla y no sabía cuánto tiempo hasta que me dejasen llevármela del todo. Así que cuando llegó ese maravilloso día no podía despegarme de ella, ¡tenía tanto tiempo perdido que recuperar!, y la tenía siempre en brazos, pese al típico comentario de “se va a mal-acostumbrar”. Continue reading

¿Cómo llegué a ser mamá canguro?, por Cristina: “el fular evitó ponerle un arnés para la displasia de cadera”

Abimenorca1Cristina, Menorca (Baleares)

Con un día de vida a mi hija le detectaron luxación en la pierna derecha y displasia de caderas. Y es que estuvo más de la mitad del embarazo con una pierna encima de la cabecita.

El traumatólogo que vino a darnos la noticia nos aseguró que se iba a corregir solo y que no teníamos que preocuparnos ni hacer nada en especial. Continue reading

Derechos del Nacimiento

El día 7 de Junio ha sido declarado por la Plataforma pro Derechos del Nacimiento y propuesto a la O.M.S. como “Día Mundial de los Derechos del Nacimiento”.
Red Canguro quiere sumarse a la iniciativa de la Plataforma pro Derechos del Nacimiento, ya que estos derechos están muy relacionados con el concepto de “Crianza en Brazos” que desde nuestra Asociación defendemos.

Aunque somos una asociación que fomenta el uso de portabebés, pensamos que el primer portabebés y el portabebés por excelencia es el cuerpo de la madre, por lo cual debemos procurar que el bebé disfrute de ese lugar único todo el tiempo que necesite. Fomentando el cumplimiento de estos derechos se hacen veraces las palabras de nuestro eslogan: “Bebés en brazos, bebés felices”. Continue reading

“¿No es más cómodo el carrito?”

Fular-carrito-007La mayor ventaja del uso de un portabebés en cuanto a su comodidad es la experiencia de ocuparte de tu bebé y al mismo tiempo tener las manos libres.Estar en contacto con tu bebé, jugando con él, riendo con él, no necesariamente tiene por qué impedirte ocuparte, al mismo tiempo, como ya hemos señalado otras veces,  de múltiples tareas, ventaja que se maximiza si hablamos de espacios abiertos.  En comparación con un carrito, podemos hablar de los beneficios que te ofrece el portar a tu bebé diferenciando el tipo de trayecto que vayas a realizar: Continue reading

“Papá y Yo”, de Patricia Roncallo

nenaypapaTexto original de Patricia Roncallo, psicóloga, ampliado por Red Canguro

Cuando hablamos de las relaciones afectivas más importantes en la primera infancia, en términos generales y casi sin querer, nos referimos al vínculo que se establece con la madre porque es ésta en el 90% de los casos quien hace de figura de referencia y está

presente en cada momento de la vida del bebé. Hacemos entonces una diada inseparable en la que madre y niño son uno solo, una relación en la que muchas veces se hace difícil penetrar. Pero la verdad es que, ya desde hace algunos años, el padre viene luchando por un lugar esencial en la vida del pequeño complementando o sustituyendo (en algunos casos) esta relación y proporcionando, al igual que la madre, la seguridad y cariño que le permitirán al bebé un adecuado desarrollo psíquico, físico y afectivo. Continue reading

¿Cómo llegué a ser Mamá Canguro? Por Mónica Zambrano: “la experiencia más increíble de toda mi vida”

p1010862alma3
Mónica Z., Lima (Perú)
Cuando me enteré que había quedado embarazada sentí muchísima alegría, pero también preocupación por mi historial médico (varios miomas uterinos, el más grande como de 10 cm). Mi ginecólogo me dijo desde el comienzo que mi embarazo no seria fácil, pero que con cuidado lo lograría.

Continue reading

Reflujo Infantil y Portabebés: Una Coexistencia Feliz

Por Laura Heller, M.Ed.
Miami, Florida

Mi nombre es Laura, y encontré mi camino hacia el mundo de los portabebés porque mi bebé nació con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) también conocida como reflujo infantil. Jonah estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales al nacer(UCI). Cuando se lo llevaron a la enfermería recién nacido para observación, se puso azul. Tuvo lo que se llaman episodios de apnea, lo que significa que dejaba de respirar. Después de hacer algunas pruebas, los doctores le diagnosticaron reflujo infantil severo. El ácido subió tan alto en su esófago, que sus pulmones se cerraron para protegerse a sí mismos. Jonah fue enviado a casa con un aparato que monitorizaba su apnea y bradicardia (desaceleración del latido del corazón). Los padres de niños con ERGE se preguntan, ¿por qué mi bebé tiene reflujo? En el caso de mi hijo, no estaba en absoluto relacionado con lo que comía puesto que tuvo estos episodios justo después de nacer. En Jonah se trataba de un esfínter esofágico inferior inmaduro. Simplemente nació con ello. Para otros, puede venir de intolerancia o alergia a la proteína de la leche o de la soja. Las intolerancias severas a las proteínas y las alergias, pueden derivar en desórdenes eosinofílicos. También están aquellos bebés que tienen reflujo porque han nacido con estenosis hipertrófica pilórica (cuando los músculos del píloro, la parte inferior del estómago que va hacia el intestino delgado, se hipertrofian e impiden que la comida salga del estómago) o hernia hiatal (cuando una parte del estómago penetra en el tórax a través de una apertura en el diafragma).

Cuidar de un niño con reflujo es todo un reto. El reflujo causa dolor, porque el ácido del estómago está constantemente ascendiendo hacia el esófago e irritándolo. Hay dos tipos de reflujo. Reflujo silencioso y reflujo regular. Reflujo silencioso es lo que tenía Jonah. Es cuando el ácido circula arriba y abajo por el esófago, causando una doble quemazón. Reflujo regular es cuando el ácido viaja hacia arriba por el esófago y el bebé lo expulsa. El reflujo silencioso muchas veces no se diagnostica porque existe una percepción falsa, muy común, de que un bebé tiene que vomitar para ser diagnosticado como reflujo. Otra percepción falsa muy común es que un bebé tiene que perder peso (por vomitar) para que sea diagnosticado como reflujo. Muchos bebés de hecho ganan peso muy bien, porque encuentran un consuelo en comer. Jonah era un buen comedor y nunca tuvo problemas para ganar peso. Continue reading

Llevando a un bebé con necesidades especiales

Por: Sally Gillespie 2006

Como madre de un niño con un severo retraso del desarrollo, no puedo imaginar mi vida sin el porteo (el término “porteo” lo utilizaré en este artículo para distinguir entre llevar al bebé en un portabebés y llevarlo en brazos).

Cuando nuestro segundo hijo llegó a los 10kg tuvimos que empezar a usar el carrito cuando íbamos a la compra . Pesaba demasiado para usar los cucos que se acoplan al carrito, pero no podía sentarse incorporado para usar los asientos estándar. Un cochecito, el carro, dos niños pequeños y la compra de un mes en una tienda abarrotada, me hizo pensar que tenía que haber una manera mejor.

Durante mi búsqueda de alternativas, descubrí el mundo de los fulares portabebés. Para nuestro siguiente viaje a la frutería pude llevar a mi hijo a la espalda y dejé el carrito en casa.

Un lugar feliz.

Alrededor de un mes después de empezar a portar, estuvimos en un curso de cinco días en la que había 13 eventos diferentes. ¡Eso es UN MONTÓN para que lo aguante un niño de 19 meses! Cuando necesitaba dormir, le podía poner en un portabebés y así, él descansaba, física y emocionalmente, al mismo tiempo.

Ayuda al desarrollo.

Parte de la terapia física de nuestro hijo era (y es) hacer que adquiera buenas posturas al estar sentado. La fuerza de la parte superior de su cuerpo mejoró significativamente, y estoy segura de que fue, en parte, por ser portado. Continue reading

¿Cómo llegué a ser Mamá Canguro? Por Cristina P.: “Fue un flechazo”

Cristina P.

Hace unos años, una de mis mejores amigas, que entonces vivía en Londres, dio a luz a su primera hija. Con las mismas hice las maletas y allí me plante a pasar unos días con ellos y echar una mano.

Al día siguiente de llegar ella, metió a la niña en lo que hoy se que se llama bandolera (entonces ni idea) y se puso a recoger la cocina.

- “Mira, me la ha mandado una amiga. A que mola, ¿eh? Es como lo de las africanas. Tu te pones aquí al bebe y ¡hala! A trajinar por casa.” Continue reading

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 223 seguidores