¿Cómo llegué a ser Mamá Canguro? Por Luz: “Yo puedo dar el pecho de pie”

Luz, Bilbao (Vizcaya).

Mi hermana me quería regalar una Baby Björn cuando estaba embarazada. Yo no tenía ni idea todavía, pero había ido al curso de Acuario para dar a luz, y allí vendían la bandolera Kangur, y en Haurdun (asociación en pro de un parto y crianza respetuosos) también la tenían algunos, así que le dije: “prefiero una bandolera”.

Curiosamente, una matrona de Acuario, me dijo por aquel entonces: “si te apañas, creo que lo mejor es un fular”. “Si te apañas, si te apañas…” Estas palabras repiqueteaban en mi interior, removiendo todos mis complejos. Yo no era apañada, luego me reafirmé: “prefiero una bandolera, y cuanto más armada y fácil de usar (creía que una cosa era sinónimo de la otra), mejor”.

Recorrimos las tiendas. Ahora que vuelvo la vista atrás, pienso que es muy importante que los “buenos portabebés” conquisten los comercios de a pie, esos donde ves, hueles y tocas. Mi hermana y yo recorrimos muchos comercios de Bilbao, y allí estaba la bandolera Prèmaxx, muy bonita, muy armada.

Cuando dí a luz, todo mi cuerpo me dolía, sobre todo mis pechos. Todo mi ser se había abierto en canal y ahora el vuelo de una mosca al posarse en mi pezón me dolía enormememente. La Prèmaxx me parecía un artilugio de tortura, con esas costuras tan duras y esas hebillas, y con toda la pena de mi corazón, la usaba casi exclusivamente mi marido. Estaba casi resignada…

Pero en una reunión de la Liga de la Leche ví a una simpática mujer que declinó el  ofrecimiento de mi marido para cederle el asiento: “Yo puedo dar el pecho de pie”, con una hermosa bandolera roja, mullidita, comodísima. Y esa imagen entrañable me llevó a comprar la bandolera de la Liga de la Leche. Con ella descubrí el inmenso placer de llevar a mi hijo, y le tengo un cariño muy especial.

Luego, en otra reunión de la Liga de la Leche estaba Lara con su mei-tai, y su lunita se durmió en dos segundos y medio. “Doy un taller de portabebés la próxima semana…”, y estas palabras fueron el billete de ida para una pasión de la que mi marido se ríe cariñosamente, ya que ocupa casi todo el tiempo que me deja libre mi hijo de seis meses (que no es mucho). En este taller de Lara se nos enseñó el nudo cruz envolvente del fular, y esto para mí marcó un antes y un después. A mí me aterrorizaba el fular debido a mis inseguridades. De hecho en el taller pedí a mi marido que aprendiera él el nudo, ya que yo no me sentía capaz…

Y hasta hoy.

He hecho dos veces el apasionante curso de instructora de portabebés que imparte Susanne (Llévame Cerca), sigo yendo a los interesantes talleres de Lara, en los que sigo aprendiendo muchas cosas (en el último me encantó ver el nudo con que las africanas llevan a sus pequeños), quiero que monitoras de la AFPB de Francia vengan a enseñarnos a España…, en fin, que, en parte debido a mis miedos iniciales, estoy disfrutando más de todo esto. Cada nudo que hago me produce un entusiasmo parecido al de un niño cuando da un paso nuevo.

Y es tal la felicidad de sentir cerca a Samuel, de hacerle partícipe de mi vida y ser partícipe de la suya, de percibir su calor en mi pecho, de lograr la gran hazaña de fregar la mitad de los platos con él a mi espalda (a veces se cansa antes de fregarlos todos)… que por eso creo que es tan importante la labor de personas que inspiren confianza, que enseñen con paciencia y transmitan a cada madre y padre: “si quieres, puedes; es mucho más fácil de lo que crees”.

Gracias a Lara y a Susanne por introducirme en el mágico mundo del fular. Y a las “hadas madrinas” (Sol, Nohemí (mimita), Elena (Pooka), Cris (itsirc), Lidia (mt2), Julia (mucca)…), que, con infinita paciencia y cariño fueron quitándome excusas y solucionando mis dudas. Y las que me quedan 😉 .

Gracias sobre todo a tí, Juan Diego, mi marido, que con tanta paciencia me respaldas y ayudas, y a tí, Samuel, mi niño del alma. Agradezco a Dios el inmenso privilegio de compartir cada segundo de tu vida… ¡Eres lo más bonito del mundo! Sois los mejores compañeros de aventuras en este viaje de descubrimiento. ¡Os amo con todo mi ser!

7 comentarios

  1. Muchas gracias por tus bonitas palabras.

    Hay un gran paralelismo entre nuestras historias en este mundo de los portabebés: también una Prèmaxx fue nuestra primera bandolera, que sólo el padre llegó a aprovechar, y él ha tenido una labor fundamental para que nos hayamos convertido en una familia canguro.

    También el leer los comentarios de muchas personas que utilizaban habitualmente portabebés me hizo convencerme de que yo también podía, que no podía ser tan difícil, aunque la inseguridad hizo que tardara mucho en atreverme. Sobre todos los comentarios de la gente que había tenido problemas y los había superado me dieron ánimos en mis primeros intentos infructuosos. Ahora me siento en la obligación de ayudar a los demás a resolver esas dudas que me corroían en un principio y dar un empujoncito para que muchos padres puedan disfrutar más de la relación con sus hijos.

    ¡Muchas gracias de nuevo por compartir tu historia y enhorabuena por esa feliz familia!

  2. ¡Qué bonita historia! Me he emocionado mucho al leerla, lo que más me ha gustado es que valores y disfrutes tanto de tus compañeros de la vida: tu pareja y tu precioso Samuel. Eres afortunada con eso, con darte cuenta de lo que tienes. Con ese apoyo, ¿cómo no vas a hacerte una experta en portabebés? Felicidades

  3. Mil gracias, Mucca. Me ayudan mucho vuestros consejos, y tú especialmente se nota que lo haces con muchísima dedicación y cariño. Un abrazo!

    Raeve, muchas gracias. Sí, mi familia es mi gran tesoro. Un besazo!

  4. Pués no que me has hecho llorar! De emoción claro!
    Muy parecida nuestra hitoria, con Premax incluída.

    Enhorabuena!

    Besos!

  5. Muchísimas gracias, Pitufa! Un abrazo enorme!

  6. Me ha encantado tu historia, tienes una familia preciosa!
    Por curiosidad, qué fular es el que llevas en la segunda foto? Es muy bonito, pero creo que no lo había visto nunca antes.
    Un beso!

  7. ¡Qué bonito Luz!, me ha encantado leer tu historia, tus comienzos en este mundo tan bonito, lo cuentas con tanto cariño y sentimiento!.
    Muchas gracias por compartirlo.
    Un besazo con abrazo incluido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: