¿Cómo llegué a ser Mamá Canguro? Por Sol.

Sol (Cantabria).

¿Cómo llegué a ser mamá canguro?, ¡qué difícil!, parece que fue ayer, pero desde 2003, cuando conseguí mi primer bandolera, ya han pasado 5 años…

Dicen que en el embarazo se tienen antojos, yo no tuve ninguno, o sí, el único y el más inútil de los que pudiera tener: un “súper carricoche todoterreno de tres ruedas”, “lo mejor para llevar a mi bebé”… (¿sí?…)

Pero mi bebé nació, una cosita minúscula, tan tierna, tan dulce, tan indefensa… Era tan placentero tenerla en brazos, seguir sintiéndola, ahora sobre mí, como tanto la había sentido dentro. Era una necesidad mutua, yo necesitaba tenerla cerca, ella necesitaba estar sobre mí, literalmente, todo el tiempo. Nada era como había leído, no dormía “todo el día”, (ni de día ni de noche…), mamaba cada media hora y lloraba muchísimo…

No soportaba que la tumbara en ningún sitio, ni siquiera en mis brazos quería esa posición, pasaba horas y horas con ella sobre mi pecho, “en vertical”, caminando por la casa o por la calle, canturreando, subiendo y bajando en el lugar… Sólo así parecía estar tranquila, en contacto y en movimiento constante. Cuando al fin se dormía era impensable apoyarla sobre la cama (cuna o capazo…); apenas intentaba dejarla, se despertaba y se ponía a llorar, otra hora, o las que le llevaran volver a conciliar el sueño otra vez en mis brazos. Así es que, cuando al fin se dormía, me sentaba, despacito, muy despacito, me reclinaba un poco y la sostenía con mis brazos, medio acalambrados, sobre mi pecho, esos 20 minutos que duraban sus siestas (mientras la miraba embelesada, un bebé dormido transmite una paz especial, sentir su cuerpo caliente, respirando tranquilo, confiado sobre tu pecho, es algo mágico, único, y un regalo para una mamá cansada).

Pasados unos 4 meses llegó el momento de viajar a mi tierra natal; más de 27 horas de viaje, 2 aviones, 3 aeropuertos y otros tantos kilómetros en coche, viajaríamos las dos solas, con las maletas y el bolso de mano. Necesitaba algo que me ayudara, necesitaba al menos una mano libre para dar pasaportes y demás, y todo sin bajar ni un segundo a mi bebé. Así dí con una página donde aparecían bandoleras de anillas y la idea me encantó. Apenas la recibí me la até, mal, como pude, en aquel entonces no había vídeos ni casi información, pero recogí a mi bebé en ella y la sonrisa más grande, casi inimaginable, se nos dibujó a las dos, ¡al fin juntas sin pausas! Enseguida se convirtió en una parte indispensable de mi cuerpo; no fueron necesarias instrucciones, ¡es tan sencilla de poner y ajustar! El usarla hora tras hora nos enseñó, así como un bebé lo enseña todo a su madre. No hay nada como escuchar a tu bebé y confiar en tu instinto, qué alivio y placer otorga a ambos.

A partir de entonces se convirtió en mi cangurito y la bandolera en su bolsa, desde donde mamaba, dormía o se refugiaba cuando estaba cansada de correr y trepar.

Tres años después nacía mi segunda hija. A las pocas horas de vida, cuando me levanté, ella lo hizo conmigo, y desde entonces, a donde voy, ella lo hace también. No fueron necesarios capazos, ni cunas, ni carros, no fueron necesarios horarios, ni planes, ni extras. Me despertaba y me la ponía pegada a mí, con su “teti” a disposición para mamar cuantas veces necesitara, con mis manos libres para atender a mi niña mayor, para llevarla al cole, peinarla, columpiarla e incluso llevarla en brazos, como cualquier niño de 3, 4 ó 5 años necesita.

Esta vez mi único capricho desde el embarazo fue conseguir algún otro “trapo”, no muchos tampoco, dos de ellos son regalos de personas muy especiales. Cada uno de mis portabebés tiene su lugar en nuestra familia, su momento especial, todos me resultan imprescindibles y los disfrutamos cada día.

La pequeña va a cumplir 2 años, han sido dos años maravillosos compartidos a pleno, sintiendo su risa, su continuo parloteo, su respiración tranquila mientras duerme, su olorcito tan único y especial; esta vez todo fue mucho más sencillo, más rodado, ¡y lo he disfrutado tanto!, tengo esa maravillosa sensación de: “esta vez sí, esta vez no cambiaría nada”, el lugar de un bebé es pegadito a su madre.

las-tres-en-rosario-b

Ojalá todas las madres puedan criar como lo desean, sintiendo esa conexión con su bebé.

Dos, tres, cuatro años de tenerlos en brazos son tan pocos años en toda una vida, pasan tan rápido.

Si volviera a ser mamá, lo volvería a hacer como esta segunda vez; me apenan los intentos de haber pretendido que mi primer bebé se quedara allí, solita, en ese capazo…

Agradezco que no se rindiera, que llorara y me reclamara, que pasara todas esas horas en mis brazos, gracias a ella conocí el mundo de los portabebés y, aún hoy, con sus 5 años, disfruta algún rato de ir a hombros de papá, o en fular en la espalda de mamá.

¿Cuántos años más cargaré a la pequeña?, no lo sé, los que ella y yo queramos. Y, cuando ya no pueda o ella no quiera, recordaré estos años con añoranza y cariño, ese cariño inmenso, cómplice, que nos desborda a las madres, y que es ese mismo que nos damos las dos cuando estamos abrazadas por nuestro aliado, nuestro querido “trapo”.

20 comentarios

  1. siempre es un gusto leerte, desprendes tanta ternura, enhorabuena por ser la mami que eres
    besos solete

  2. jo solo decirte sol… que me ha emocionado mucho tu historia… me he sentido muy identificada con lo que cuentas del primer bebe y del caprichin del carricoche… y de esos sentimientos que cuentas sobre el tener a tu bebe encima…aun hoy con angeloso cuando duerme mal y se medio despierta, lo coloco sobre mi y se queda dulcemente dormido…
    me ha encantado tu historia.
    besines, guapa.

  3. Que bonito relato!!

  4. Qué bonito relato, como siempre desprende tu sensibilidad y lo maravillosa mamá que eres.

    La verdad es que esto de llevar a tu bebé hay que vivirlo, es de las mejores cosas de ser mamá.

    Un besazo

  5. Sol, se me empañan los ojos al leerte, que linda historia y que bien contada🙂

    Muchísimos besiños

    paTrisuarez

  6. Sol que me emocionaste con tus palabras, pues me identifiqué mucho con tu historia…
    Que bonito relato, que mamá estupenda!
    Un besito

  7. ah, perdona, soy danijr hihihi

  8. es una historua preciosa y tienesn dos niñas lindísimas. Por ahi vi una foto de la grande porteando a la pequeña maravillosa. Felicidades por tu familia.

  9. Hermosa la historia…!! Gracias a vos y a tus bandoleras preciosas, hoy tambien soy una mama cangura super orgullosa!!

  10. Hola Sol, eres grande, me encanta tu historia y casualmente he visto en youtube un video tuyo sobre los dos años que llevas con tu bebe de cagurito, me emocionó mucho, felicidades. Yo apenas acabo de recibir mi primer portazagales y estoy emocionada por llevar a mi pequeño cerquita de mí, como tu historia el portazagales llega con casi once meses que tiene mi bebe, pero espero usarlo mucho tiempo y hacerme con otros trapitos como tu dices, estoy haciendome una bandolera y para mi proximo bebe (cuando lo tenga, jiji)lo usaré desde el primer dia. Muchos besotes y FELIZ NAVIDAD

  11. Hola Sol, preciosa historia, muy tierna, y digo lo mismo que otra compañera: como nos han cambiado la vida los portabebes, que diferencia entre el primer hijoo y los siguientes, que pena no haberlos descubierto antes!!! besos!!!

  12. Ya te lo han dicho todo. Un abrazo para ti y esa maravillosa familia.

  13. Es una historia conmovedora. Me encantó eso de “esta vez sí, esta vez no cambiaría nada”…qué maravillosa sensación, ojalá pueda conocerla algún día! Hermosa familia, felicitaciones y besos.

  14. Enhorabuena por esa preciosa familia, me identifico con tus sentimientos, tengo una princesita de 5 semanas y estoy deseando encontrar la solución para llevarla a todas horas a cuestas como es su deseo y el mio! y poder hacer alguna cosa en casa, ya sabes…desayunar, comer, ordenar un poquito, me he quedado sola esta semana porque el papi ha vuelto al trabajo…
    ¿que tipo de portabebes me recomiendas teniendo en cuenta lo pequeñita que es?
    besos y felices fiestas

  15. ¡Muchas a gracias a todas!
    Me alegro de que os gustara mi pequeño y a la vez larguísimo relato, mientras escribía intentaba resumir, y resumir lo resumido, hay tantos sentimientos, tanto vivido en todos estos años de usar portabebés, de ser mamá…
    ¡Qué gusto poder compartir mi experiencia con vosotras!, con tan pocas palabras y tan mal expresadas y entendéis lo que he sentido, ¡y encima escribís cosas tanbonitas!.

    Borboleta:
    ¡Enhorabuena por tu pequeña! qué ternura, 5 semanitas, aunque suene a frase dicha: ¡crecen tan rápido!.
    A mí me fue muy bien la bandolera, mi “koalita” vivía mamando, literal, todo lo hacía con ella en mi pecho, y la bandolera nos resultaba muy cómoda a las dos, es rápida y sencilla y fresca para el verano.
    Pero el fular es fenomenal también, si tiene ratitos sin mamar, en posición ranita sobre tu pecho va cómoda y en la posición ideal para un bebé pequeño, cerquita de tu orazón y tú con las manos libres, es un portabebés muy versátil y sirve desde recién nacidos hasta que tú y ella queráis usarlo.
    No sé si ya habrás mirado, en este mismo blog hay una guía para elegir portabebés, no te dirá cuál es el mejor, pero puede orientarte y ayudarte a encontrar el que más se adapte a vuestras necesidades.
    También puedes ponerte en contacto con un “canguro” de tu zona, para que te enseñe distintos tipos de portabebés, o escribir en el foro para compartir experiencias con otras mamás y papás canguro.
    Pero bueno, resumiendo, para bebés chiquitines, para mí, nada mejor que una bandolera o un fular.
    Un beso grandote y ya sabes, por aquí estamos para lo que necesites, espero leer prontito tu relato, con tu “cangurita” pegadita a ti!.

    Muchos besos y gracias a todas por estar siempre ahí!.

  16. AY, Sol, que me has emocionado. Qué bonito cómo lo explicas, ojalá muchas embarazadas lean tu relato, porque anima a cualquiera a usar portabebés. Enhorabuena

  17. Me siento tan identificada en tu relato que parece que lo haya escrito yo misma, yo también tengo un “super.carrito” plegadito en un rincón y a mi niña pegadita a nosotros todo el día y encantada de sentir su calor. Muchas gracias por este relato tan bonito.

  18. Sol, que historia más bonita!!! Realmente me has emocionado muchisimo!! Creo que todas nos hemos sentido indentificadas en alguna parte de tu historia… Mil gracias!!!

  19. Preciosa historia la tuya Sol!!!!!!!!!! Igual que tus niñas, veros desprende paz y tranquilidad … y leerte es una autentica gozada, contigo he conocido el mundo del cagureo de verdad, (la babybjon y la premax no cuenta) Contigo compre mi primer trapo, ahora ya tengo tambien un mei tai, y con ganas de bandolera!!!!

    Muchas gracias por compartir tu historia, es preciosa!!!

    bsss Sandra mama de Pablo Ane Li y Oscarin

  20. Que maravilla leer tus palabras…Yo también lamento no poder retroceder en el tiempo para rectificar no haber podido disfrutar de mi primer hijo como lo estoy haciendo ahora con el segundo…

    Dar las gracias Vanesa, la persona que me introdujo, sin darse cuenta, en este mundo gracias a una charla de lactancia a la que asistí, ya que ese día, al llevar su fular, no pudo evitar darme envidia de esa proximidad tan maravillosa que tenía al llevar a su bebita…nada comparable con lo que estamos por desgracia acostumbrados a ver con los carricoches ect…

    Ha sido cuando mi bebita ha recien cumplido los 4 meses que hemos podido convertirnos en canguritas!que lástima no haberlo descubierto antes!!

    Sin duda te das cuenta de lo que complicamos las cosas…y de lo fácil que es dejarse llevar por el instinto para tocar la felicidad con cosas tan sencillas como es tener a tu bebé cerca de ti…

    Sol, eres mi ejemplo de super mami!y mi ayuda para mejorar mis primeros intentos de lazadas con mi “trapito” con tus videos!

    GRACIAS!

    Sara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: