El porteo delante de recién nacidos, por Marie

Os presentamos un artículo de Marie, del blog francés Papotages autour du Portage, traducido al castellano por Red Canguro con el permiso de su autora. Todas las fotos son de la autora y no se permite la reproducción de las fotos ni del texto sin su permiso. Las opiniones respecto a las distintas marcas son personales de la autora y no implican a Red Canguro. Esperamos que disfrutéis este artículo muy técnico y detallado sobre el porteo de recién nacidos escrito por una mamá muy experimentada!

***

¡3 meses ya desde el nacimiento de la pequeña Candela! Estoy lista para redactar un “pequeño” apunte sobre estas primeras 14 semanas de porteo en nuestro hogar, para así poder haceros partícipes de mis nuevas experiencias. Hoy voy a conformarme con tratar el porteo delante y  más tarde os hablaré del porteo a la espalda con mi pequeña.

Canguro delante

Para empezar, Candela nació con un buen peso, ¡una gran bebé de 3 kg800 que no tardó en superar los 4 kg! Puede parecer una estupidez, pero que el bebé sea de gran tamaño ayuda un montón a hacer buenos anudados con los fulares. Como habréis comprendido, estas primeras semanas, ¡He usado, por supuesto, nada más que mis fulares!

Tengo que decir que tengo una veintena ahora mismo, con lo que tenía efectivamente material para divertirme y experimentar… aunque en la práctica no he experimentado tanto… Y es que estas primeras semanas, he apostado casi siempre por mis “valores seguros”, es decir, algunos de mis fulares tejidos en sarga cruzada y mis JPMBB. Nooo, no os quiero decepcionar, tengo de todas formas muchas cosas que contar…

… ¡Ah, sí! He descubierto desde hace sólo una semana el Storchenwiege Baby carrier, que me ha conquistado, luego os hablaré más de él.

Empecemos por el principio.

Mi preciosa princesita Candela nació el 26/07, a las 20h17! El mismo día que mi cantante preferido además, jijijij! (Tuve un pensamiento furtivo hacia su madre).

Un parto perfecto, con sus imperfecciones, pero era la llegada al mundo de mi preciosa princesa Candela y no me arrepiento de nada, si tuviera que hacerlo de nuevo, lo haría de la misma manera.

Hacía calor, mucho calor: Candela tuvo piel con piel desde su nacimiento, y así permanecimos durante 4 días. Los 4 días que se corresponden a mi estancia en la maternidad de Carcassone, Francia.

Nada de fular durante las primeras 24h dado que durante ese tiempo permanecí acostada. Candela tampoco conoció su cunita, estuvo sobre mí prácticamente las 24h. De hecho tengo que agradecérselo a la maternidad de Carcassonne ya que fueron muy muy tolerantes con mi PPP, es decir, con mi Plan Personal de Parto.

Las matronas, auxiliares puericultoras y los médicos fueron muy discretos y respetuosos conmigo. Espero, o mejor, me atrevo a esperar que no fue porque Candela era mi cuarta hija y que este respeto también es igual para las mamas primíparas que eligen acoger a su bebé de manera un poco “diferente”.

Bueno, no me extenderé más, volveré a hablaros de mi estancia en el artículo que preparo sobre la piel con piel y vestir al bebé porteado.

¡Volvamos a lo nuestro!

Así que Candela, desde dos días después de su nacimiento es una bebé llevada en fular. ¿Y sabéis qué? El primer trozo de tela que utilicé, fue… mi ¡rebozo! Un nudo bandolera con la pequeña ligeramente descentrada sobre mi barriga. ¿Y sabéis qué? ¡Pues que había preparado tan bien mi “golpe mediático” que olvidé mi cámara digital! Lo que significa: ¡cero fotos! ¡Estas cosas sólo me pasan a mí jejeje! Por suerte mi cuñada Pilar, que se quedó a cargo de mis tres hijas mayores, pudo al menos fotografiar a mi pequeña Candi los primeros días de vida, llevada en brazos por supuesto.

hamaca simple con fular Lana 3m30

Francamente, ¡me encanta el rebozo! Me gusta desde hace ya muchas semanas. Estando embarazada, el anudado a la africana era pura felicidad (confirmado por mis compis de Internet) y tras el nacimiento de la pequeña, el anudado en bandolera o en bandolera con dos anillas, una verdadera delicia: ligero, estable… ¡es el trozo de tela que hay que tener siempre al alcance de la mano para el porteo exprés en cualquier estación y sea cual sea la edad del bebé!

tonga

De vuelta a casa, le instalé directamente un par de anillas para un mejor ajuste del tejido y una colocación más fácil. Bajo el sol del sur, fue muy práctico: llevaba a la pequeña un poco descentrada sobre mi pecho y desde los 15 días, en bandolera a la espalda… para comenzar eficazmente a retomar el lado logístico de mi hogar. Así que ya lo habréis entendido, he llevado a la pequeña descentrada sobre mi barriga desde su nacimiento en anudados asimétricos. He usado mucho mis bandoleras, porque la bandolera es EL PORTABEBÉ imprescindible para recién nacidos: se puede instalar al bebé en una posición fisiológica estable ajustando perfectamente el tejido sobre su espalda. Cuando quiera mamar, sea teta o biberón, es muy rápido y sencillo el pasarlo a posición cuna para la toma. Mucho más práctico que los anudados simétricos en fular, me parece… porque pasar al bebé a posición cuna desde un canguro, o una cruz envolvente (por lo tanto desde un anudado simétrico), es una maniobra más complicada: hay que desatar parcialmente la tela, mover al bebé, reajustar… y con un bebé impaciente, puede volverse un poco estresante sobre todo cuando somos primerizas en la manipulación de un fular, o sin ser primeriza.

Encima con las subidas de leche de las primeras semanas, el amamantamiento de un recién nacido en posición vertical no es tan sencillo como parece: damos de mamar, casi siempre, con los brazos desnudos, el bebé en posición cuna… no es porque sí. Así que sólo para daros un pequeño consejo, si ya sabéis cómo portear a un hermano mayor en bandolera, no dudéis en volver a utilizarla con el hermanito o hermanita desde el principio. Además, aunque el anudado asimétrico a veces puede ser poco cómodo para bastantes personas, con un bebé de poco peso, ligeramente descentrado ante sí, es muy probable que sea a pesar de todo bastante cómodo. Si no conocéis la bandolera y esperáis un bebé… entonces no dudéis en invertir en una bandolera  aunque no hayáis podido probarla antes!

Es realmente un portabebés práctico, ligero, fisiológico y que os será útil durante largos meses porque puede adaptarse a un montón de contextos a lo largo del crecimiento del bebé. Y si realmente no os engancha, sabed que una buena bandolera se revende fácilmente.

Cuando salíamos con el coche, la bandolera era también mi portabebés preferido por su facilidad de transporte y por su facilidad de uso.

De paso, cabe hacer una mención especial al Colimasling, que pude probar con mi pulguita de una semana y que me pareció realmente muy bien.

Canguro delante con fular Zara

Antes de lanzarme con el tema de los fulares… porque ahí también entre el JPMBB y mis fulares de sarga, me lo he pasado en grande, una mención especial para mi Tonga, hacia quien guardo un gran afecto (lol) desde el nacimiento de mi Candelita. Utilizado aquí durante los calores para aliviar el llevarla en brazos y para dar de mamar los primeros días, ha servido para reemplazar perfectamente el cojín de lactancia ofreciéndome además cierta movilidad.

Hablemos ahora de mis fulares: sarga cruzada o Jpmbb, ¡por supuesto! Para llevar al bebé delante, de manera descentrada con un nudo asimétrico, en cuna y rápidamente a la espalda.

Generalmente, empezamos de forma natural por llevar al bebé delante. Esta posición permite sellar el encuentro con el  bebé, establecer el vínculo, y también favorece la lactancia…

¡Me ha encantado el canguro delante con un recién nacido! Es verdaderamente un buen anudado que permite conseguir una muy buena posición del bebé. Es cierto que como se alza al bebé mecánicamente, he tenido que adaptarme a su pequeño tamaño, ya que acostumbrada a llevar a una niña de más de dos años… las primeras veces, al terminar el nudo tenía la frente de mi pequeña prácticamente en mi nariz LOL. En cualquier caso, pienso que practicar este anudado con su bebé desde los primeros días es la solución para acostumbrarse y acostumbrar al bebé a ser llevado con las rodillas bien altas, basculando bien su pelvis… es decir, acostumbrarse a llevar y ser llevado correctamente. Es acostumbrar al pequeño al confort del fular: mi hija se dormía en seguida con este anudado, mucho más fácilmente que con las cruces. Es un nudo que se adapta a ella, y no ella la que debe adaptarse a la contención del anudado. 😉

Amamantando con canguro delante en cuna

A partir del canguro delante, es muy sencillo también voltear al bebé en la bolsa de tela para amamantar. La ventaja frente a la bandolera es que se puede amamantar con los dos pechos, o al menos elegir el pecho que se va a ofrecer. Con la bandolera es cierto que solemos tener la costumbre de dar siempre con el mismo pecho porque llevamos espontáneamente con el mismo hombro 🙂

Para amamantar en el canguro, basta con aflojar el nudo, aflojar la bolsa que forma el fular, voltear al bebé hacia el lado que se desea, volver a tensar la tela y rehacer el nudo bajo las nalgas del bebé o al rededor de la cintura del portador.
No olvides que el bebé está mejor llevado en posición vertical. Se facilita su digestión. Es conveniente por lo tanto volver a colocarle erguido tras haber mamado.

He probado también los anudados en cuna simple, versión nudo de rebozo, bucle de tela y también con anillas para ver qué tal. Pero es cierto que cuando ya se tiene una bandolera de anillas cosida, estos anudados asimétricos y descentrados no tienen gran interés a menos que no se quiera invertir en una bandolera. Excepto si os gustan más los anudados en cuna con la tela rodeando la cintura (lo que es posible) o si os gusta especialmente hacer nudos 😉

Bueno, os he hablado de los anudados que más he practicado, lo que no significa que sólo se puedan hacer estos: la cruz envolvente bien hecha, es decir con las tiras cerradas a los lados y una sola capa de tela sobre el bebé, está muy bien también. Lo he usado muy poco con mis fulares de sarga cruzada pero un poco más con los elásticos Jpmbb. Este anudado permite amamantar al bebé con los dos pechos.

Sin olvidar el canguro a la cadera, que también se adapta muy bien al recién nacido pero que solo he hecho una o dos veces.

Para la cruz simple o la doble cruz, es preferible esperar a que el bebé sea un poco mayor.

doble hamaca delante jpmbb

nudo básico tipo doble hamaca delante

Una mención también para la finura, la flexibilidad y la suavidad de mis fulares Dolcino y Zara. Dos fulares que me ha encantado utilizar con mi bebecita.

¡Y ha habido (y sigue habiendo… y habrá mañana) mis fulares elásticos Jpmbb! Sí, porque no doy mi brazo a torcer: me gusta el fular Jpmbb. A mi hija también parece gustarle desde el nacimiento, le pese a quien le pese… Asumiendo mi amor por este tejido, ¡para mí es un fular fantástico que procura sensaciones únicas! El Jpmbb es el fular que, tras probarlo, vas a ver a tu marido diciéndole “¡es la caña!” Sabiendo que has probado al menos treinta fulares distintos. Este momento “es la caña” lo viví con mi Soledad cuando tenía 8 meses, el día en que probé por primera vez un Jpmbb y lo he vuelto a vivir al probarla de nuevo con mi pequeña Candela de pocos días de vida. Así que… mis nudos preferidos con este fular… pues a la cadera con bucle de dos capas y la doble hamaca delante. Y esto mucho antes que el famoso nudo básico (cruz envolvente en preanudado), ciertamente práctico y que es seguramente el argumento comercial de este fular! Pero en realidad, con un bebé de pocos días, el preanudado me ha parecido bastante decepcionante! Si ajustaba demasiado, mi hija se quedaba demasiado pegada y… ¡crisis!; ¡si no ajustaba lo suficiente no quedaba bien estable con las dos capas de tejido! Con lo que había que ponerle la tercera capa para colocarla bien y… bueno, sabiendo que con dos capas bien ajustadas en la espalda del bebé es ampliamente suficiente para sostenerla correctamente y envolver su cuerpo, me parecía excesivo con un recién nacido. Así que he preferido con diferencia la doble hamaca delante durante las primeras semanas aunque es cierto que es algo menos práctico, porque hay que ajustar el fular alrededor del cuerpo según se va realizando el anudado.

De hecho, entiendo mejor por qué Jpmbb no recomienda ya la posición barriga con barriga en el nudo de base con un bebé tan pequeño: en la posición delantera descentrada, aunque no la he practicado mucho, parece que el cuerpo del bebé se coloca mejor bajo las tres capas de tejido que si está bien centrado con el porteador.  El hecho de tener un ajuste aproximado en el nudo preinstalado afectan menos a la posición  y la estabilidad del bebé  bajo la tela . ¡En fin!

aproximación de una cuna sentada

Bueno, es que han ocurrido muchas cosas en Jpmbb estos meses… Así que no me preguntéis por la cuna sentada como usuaria… ¡porque experiencia cero! La he intentado varias veces, pero a mi hija no le gustaba mucho esta posición, por haber sido llevada en posición erguida desde el nacimiento pero también porque no me gusta mucho este anudado. Me parece estéticamente muy bonito en los demás pero no me siento cómoda haciéndolo. ¡A saber por qué!  ¡No puede a una gustarle todo! En cualquier caso, hay poca separación entre las rodillas en la cuna sentada, y esta posición no parece ser adecuada para bebés con displasia de cadera. En este caso, el bebé debería ser colocado en abducción y no en cuclillas, es decir mirando hacia el porteador, con las rodillas abiertas y orientadas hacia arriba.

nudo básico tipo doble hamaca delante con volteos de tela

Amamantando en cruz envolvente

La doble hamaca es un nudo muy agradable con un recién nacido. Se consigue una muy buena posición de su cuerpo bajo las dos capas de tela. Los dos volteos de tela cerrados permiten afinar bien el ajuste del tejido. También dejan totalmente despejados las vías respiratorias y el campo de visión del bebé. Se mantienen estables sobre los hombros del porteador, y la tela queda bien repartida, lo que evita posibles tensiones debido a la acumulación de paquetitos de tela. En fin, estos dos volteos de tela cerrados me han parecido muy cómodos, tanto que cuando he usado el nudo básico con mi pequeña unas semanas más tarde he seguido usándolos.

Cruz envolvente

Otro nudo que me ha parecido súper práctico para estar tranquilos en casita es la cruz envolvente. La verdad es que este anudado es práctico porque permite colocar a un bebé que se pone nervioso rápidamente. Basta con ponerse el fular, meter al bebé en la banda horizontal y terminar el anudado ajustando lo mejor posible la tela. No es necesario extender las tiras de tela sobre su espalda las primeras semanas, sobre todo si te vas a quedar más bien quieta. Este anudado recuerda por tanto a la banda de tela para prematuros. El bebé queda en una muy buena posición. También se le puede muy fácilmente volcar suavemente hacia el pecho que se quiere ofrecer. Y una vez que el bebé está durmiendo, es muy práctico poder sacarle del fular con menos riesgo de despertarle que con el nudo básico. Incluso se puede, teniendo cuidado, dejarle cubierto por el fular tras quitarse completamente el anudado.

cadera con bucle dos capas

Y como ya sabéis, como soy fan del porteo asimétrico, también me ha gustado mucho la cuna de dos capas con la pequeña. Al usar tanto el anudado cadera con bucle, las anillas o el nudo tipo rebozo, resulta más sencillo el ajuste del tejido, la posición de la bebé bajo la tela es muy buena y se le puede poner al pecho muy rápidamente. Con el JPMBB aconsejo poner dos capas de tela sobre el hombro para que el fular quede mejor apoyado y por tanto un porteo más cómodo con el tiempo.

Amamantando en cadera con bucle

Esto en cuanto a mis formas de porteo preferidas durante estas primeras semanas. También me ha sorprendido agradablemente mi portabebés de Laos. Anudado en cruz envolvente barriga con barriga, resulta bastante sencillo colocar a un bebé pequeñito con las rodillas elevadas y sentado en profundidad, a pesar de tener que crear el “asiento” con los tirantes.

Storchenwiege babycarrier

Y desde que la pequeña tiene dos meses y medio, me ha sorprendido positivamente el Storchenwiege Babycarrier que me parece bien concebido para los bebés pequeñitos. Su rectángulo dorsal de dimensiones evolutivas permite colocar al bebito en una muy buena posición. Dejo una foto en este artículo, aunque ya os hablaré de él más adelante en mi blog.

anudado tipo rebozo, dos versiones

Éste, junto con el mei tai Chimparoo, son para mí los únicos portabebés de este tipo que me parecen verdaderamente adaptados para un bebé de pocas semanas de entre los que he podido probar. He intentado con otros como el BéBé Souleil (que me gusta mucho) y el Asiatik de Maman Kangourou. Y a pesar de que el puente de las piernas no es muy ancho, siguen siendo demasiado anchos para un bebé pequeñín: las rodillas quedan demasiado separadas, de manera forzada respecto a la separación natural de los pies del bebé.

Bueno, ¡voy a dejarlo aquí! Volveré pronto para hablaros del porteo a la espalda con un recién nacido. ¡Y es que mi pequeña Candela lo ha probado desde con una semana de vida! ¡Qué nostalgia he sentido escribiendo este artículo y eligiendo las fotos…! ¡Hasta pronto!

portabebé de Laos, 6 semanas

Artículo original aquí.

Una respuesta

  1. […] presentamos otro artículo de Marie, que complementa al que publicamos hace unos días, del blog francés Papotages autour du Portage, traducido al castellano por Red Canguro con el […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: