Jonás y su fular: “…era impensable no llevar a un bebe tan pequeñito y frágil en contacto con mi cuerpo”

Una super mama, de familia numerosa, gracias por tu generosidad, realizar el esfuerzo de escribir este relato y recordar esos momentos difíciles y a la vez tan tiernos.

Jonás y su fular

Jonás nació tras una cesárea de urgencia muy accidentada en la semana 33+2 de embarazo.

Era un niño grande pues pesó 2 Kg. q para su tiempo de gestación estaba muy bien, pero aún así estaba a medio hacer… no tenia casi uñitas, ni cartílagos en las orejas, su piel era tan transparente que se le vislumbraba el tejido de debajo… era un pequeño murcielaguillo con muchas ganas de vivir…

Yo estuve en la UCI durante tres días y Jonás estuvo en la incubadora con ciertas dificultades para respirar y estabilizar su pulso… al tercer día me llevaron a conocerlo.

Pensé que como tenia un montón de cables conectados sólo me dejarían meter la mano en la incubadora y tocarlo un poquito, pero en el hospital donde nació eran muy partidarios del contacto piel con piel y de los cuidados madre-canguro así que cuando llegue, le desconectaron algunos cables (otros no se podía), me dijeron que me abriese el camisón y lo pusieron desnudito sobre mi pecho… ¡¡¡fue la experiencia mas maravillosa del mundo!!!… nos reconocimos, nos olimos, nos chupamos y lloramos de estar por fin juntos… noté su calor y su corazoncito y él por fin se sintió en paz al estar con mamá y no sentirse solo y desamparado… recuperamos el tiempo perdido y Jonás estabilizo el solito su respiración y pulso no volviendo a necesitar ayuda externa mientras estaba conmigo.

En la UCI de neonatos, nos permitieron estar todo el tiempo que quisiesemos juntos, piel con piel y lactando a demanda.

Yo ya había porteado a mi hija Gala, aunque empecé cuando ella tenia unos 6 meses… pero ahora con Jonás había pasado de ser un opción mas a una autentica necesidad… era impensable no llevar a un bebe tan pequeñito y frágil en contacto con mi cuerpo… Jonás aun debía estar dentro de mi tripa y estaba fuera y lo más parecido a eso que yo podía ofrecerle era estar pegadito a mamá en su fular.

Salimos del hospital cuando nos dieron el alta 10 días después en nuestro trapito… un fular elástico que pasó a convertirse en nuestra bolsa marsupial… allí pasaba Jonás todas las horas del día y de la noche salvo cuando le cambiaba o bañaba… dormía allí, comía allí y solo en el trapito conseguía que se relajase y no se sobrestimulase… neurológicamente era mas inmaduro q sus hermanos cuando nacieron y eso se notaba mucho ya que en cuanto le tocaban u oía mucho ruido se ponía nervioso… solo en el fular encontraba refugio y paz…
A mi me salvo la vida ya que era el bebe mas demandante y frágil q ue yo había tenido nunca y además tenia otros tres niños pequeños que atender… llevarle allí me permitia tenerle atendido en todo momento y seguir teniendo manos para el resto… apenas lloraba nunca y se pasaba el día durmiendo plácidamente…  si lo sacaba empezaba el drama así que opte por sacarlo lo menos posible…

Al cabo de dos meses Jonás ya había alcanzado el peso de un recién nacido normal y a los 6 meses ya estaba dentro de las tablas de percentiles… su tono muscular era estupendo y su capacidad de desarrollo neuromotor también… la pediatra siempre nos decía que en su caso el fular, la teta y estar con mamá había sido la mejor terapia.

Dos años después Jonás es un niño sano y vital que aún es porteado cuando le apetece o lo necesita… ahora es como un juego y podemos elegir hacerlo o no, pero en su día fue una autentica necesidad… gracias al fular mi pequeño y yo estuvimos en contacto continuo, en la mejor postura para él y de la forma más cómoda para mi y desde entonces se lo recomendamos a todas las mamás que conocemos.

18 comentarios

  1. Qué relato más bonito!!!!! Si en un recién nacido a término, el mejor lugar donde puede estar es en un fular, cerquita de mami, con un pretérmino no debería haber otra opción. Ya directamente por salud, física y neuronal, del pequeñín.

    Esperemos que los Cuidados Madre Canguro sigan creciendo y aceptándose como IMPRESCINDIBLES en las Maternidades de toda España y de paso que les enseñen que al obtener el alta, también es necesario.

    Besos

  2. ¡Qué emocionante! Gracias por compartir tu experiencia, ha sido muy bonito leerla. Un abrazo enorme.

  3. Gracias!

  4. Y gracias a tí conocí el maravilloso mundo del porteo!, tu fular es el mejor regalo que he recibido para Vera (y para mí). Bravo por las madres como tú, que siguen su instinto y el sentido común que dicta su corazón!

  5. ¡Qué bonito Arantxa, no sabía que Jonás había sido prematuro! :*

  6. Ays, mi chica…

  7. Gracias chicas, siempre es un placer compartir con mas padres y madres la experiencia de portear a tu bebe…ojala como dice MarcEric lo explicasen en los hospitales y apostasen por ello como algo vital para nuestros bebes.

  8. El Relata es precioooooso, se me ha erizado toda la piel Qué momentos tan difíciles y a la vez tan sumamente tiernos e inolvidables.
    ¡Gracias por compartirlo!.
    Un fuerte abrazo.

  9. Me sumo a los sentimientos de todos los demás, yo que soy tan bladengue se me han caido los lagrimones hasta la rodilla, esto deberiá estar en el decálogo de todos los departamentos de prematuros del mundo, bueno prematuros y no prematuros, lo deberían `poner junto con la información que dan sobre no dejarles llorar, lactancia materna, bueno pues deberian añadir “uso de portabebes 6 meses en exclusividad y 2 años uso prolongado” je je

  10. ¿Y qué hospital es, por curiosidad?

  11. Puerta de Hierro…solo tengo buenas palabras para el servicio de neonatologia…casi el mismo numero de palabras malignas q tengo para el de Ginecologia😦

  12. No sabía lo de Jonás…En más hospitales deberían tratar así a los neonatos…

  13. Qué preciosidad de relato! Desde luego, los portabebés son buenos en todo caso, y una experiencia preciosa, pero para prematuros es imprescindible.

  14. ¡Qué relato tan conmovedor e intenso! Muchas gracias por compartirlo, es un regalo muy valioso que nos haces🙂
    Cristiana.

  15. precioso relato, me ha emocionado de verdad!!! muchas gracias por compartirlo, por el tiempo empleado en escribirlo…mil besitos!!!

  16. Que relato más bonito…llorando me has dejado…Sabía que Jonas habia vivido sus primeras semanas en tus brazos, pero tampoco sabía que era prematuro…Que suerte tiene de tenerte como mama!!

  17. yo fui prematura, sietemesina y en aquella época (1980) los médicos le dijeron a mi madre que me tuviera en un cuco pequeñito y me moviera de allí lo menos posible , rodeada de bolsas de agua caliente. también le recomendaron lactancia artificial. Me salvó ser muy demandante y llorar tooooda la noche tooodas las noches, eso hizo que me cogieran más en brazos y que me mandaran con frecuencia con mi abuela que sí que me cogía mucho en brazos e incluso dormía conmigo. Todavía hoy yo siento por mi abuela una cercanía especial que he descubierto que se llama apego que supongo que se empezó a forjar cuando era un bebé. A mi madre la adoro, pero no siento esa paz con su contacto y su olor…me temo que esto sería distinto si ella hubiese tenido la información que yo tengo ahora .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: