Uso seguro de los portabebés

Traducción de Kangura.com del artículo “Babywearing safety” de NAP Inc.

Portabebés sí, pero con la máxima seguridad.

A continuación algunas indicaciones para asegurarte de que tu bebé va en el portabebé de la forma más segura posible.

1. Asegúrate de que tu bebé pueda respirar en todo momento. Los portabebés permiten a los padres tener las manos libres para hacer otras cosas, pero siempre deben permanecer activos en el cuidado de su hijo. Ningún portabebés te puede garantizar que tu bebé respira correctamente. Es responsabilidad de los padres hacerlo.

2. Nunca dejes que el bebé llevado en portabebés (o cualquier otro medio) esté colocado de tal manera que el mentón le toque sobre el torso. Esta regla se aplica tanto los bebés que son llevados en brazos, en portabebés, en sillas para automóvil, o en cualquier otro tipo de asiento o situación. Esta posición puede restringir la capacidad del bebé para respirar. Los recién nacidos no tienen el control muscular suficiente para abrir sus vías respiratorias cuando se colocan en esta posición.

3. Nunca cubras la cabeza y la cara del bebé con tela. Cubrir la cabeza y la cara te impide ver como se encuentra tu bebé. Comprueba como está frecuentemente.

Sigue leyendo

¿Y si tengo problemas de espalda? ¿No me voy a cansar llevando a mi bebé?

La sensación de comodidad que proporciona un portabebé bien colocado se puede comparar con el embarazo. El peso del niño lo llevamos alto, bien repartido y cerca de nosotros, así la sensación subjetiva de peso disminuye notablemente. La causa de la mayoría de problemas de espalda es la mala postura. Con un buen portabebés, vamos en postura correcta, el niño no “cuelga”, y no compensamos el peso con posturas antinaturales (como el efecto mochila – hombros curvados hacia delante y espalda hacia atrás- ). Un buen portabebés tiene tiras anchas sobre los hombros y no se “clava”, evitando la constante presión en la parte superior del hombro, donde existe gran tendencia a contracturas. Sigue leyendo

Comparación entre mochilas convencionales y portabebés ergonómicos

En las mochilas convencionales la posición no es ergonómica para el bebé ni para el portador

Actualmente muchas conocidas marcas de puericultura ofrecen al público portabebés, como mochilas “de nueva generación” (BabyBjörn, Chicco, Bebé Confort, Jané, Graco…). Las principales diferencias entre éstos y los portabebés tradicionales o ergonómicos descritos en estas páginas son las posturas adoptadas por el bebé o niño en ellos. Si nos fijamos en un bebé que vaya en alguna de estas mochilas comerciales, podremos constatar que la postura de la cadera no es correcta. Habitualmente observamos que las piernas del niño van estiradas con respecto al resto del cuerpo, no dobladas estilo “ranita” (postura que favorece el desarrollo de la articulación de las caderas). Al llevar las piernitas estiradas, el peso del bebé recae sobre la zona genital en vez de sobre su culito, y la espalda adquiere una postura no fisiológica. Sigue leyendo

“Guía para elegir un portabebé” por Edurne Estévez Bernal

Texto original de Edurne Estévez Bernal, doula, ampliado por Red Canguro.
1. Criterios para elegir un buen portabebé
2. Mochila ergonómica
3. Mei tai
4. Bandolera de anillas
5. Pouch
6. Fular
7. Diferencias principales entre estos portabebés y los convencionales ofrecidos por distintas marcas de puericultura

Sigue leyendo

Beneficios emocionales. La importancia de una posición correcta

Afortunadamente, en los últimos años hay cada vez más padres a favor de una crianza más natural, volviendo a lo escencial, a cubrir necesidades básicas que por años el rítmo frenético de nuestra sociedad ha intentado que olvidemos.

El ser humano era nómada en sus inicios, y a los niños se los llevaba a todas partes. Hoy, la mayoría vivimos en entornos urbanos, poco adecuados para las necesidades de las familias con niños pequeños, el tiempo de baja maternal es demasiado corto y la necesidad de volver al trabajo muchas veces impostergable.
Pero algo dentro nuestro nos oprime, no deja que nos separemos de nuestros bebés…
Instintivamente, el bebé vive la falta de movimiento como un “abandono”, y hará todo lo posible para evitarlo. Por eso, un bebé que es dejado sobre una superficie inerte a pesar de la presencia de su madre a escasos metros, llora desconsoladamente esperando volver a sus brazos, porque ese bebé tiene la misma programación genética que el bebé nómada. Sigue leyendo