Sobre la importancia del contacto (parte 4 -y última)

ME SIENTO YO PORQUE ME TOCAS. Parte 4: La Sensualidad

Artículo de C. Nisak publicado en maternage.free.fr y traducido del francés por Red Canguro. Título original: “Ma peau, je me sens moi parce que tu me touches” (1985). (Leer aquí la parte 1, la parte 2: La mano y la parte 3: El Yo-Piel).

La piel: vehículo de la sensualidad

El lactante no es únicamente un estómago que llenar, ni una suma de emociones y sensaciones. Ante todo es sensualidad: siente el calor, la dulzura de las caricias, su ritmo. Vibra bajo la presión de las manos de su madre sobre su cuerpo y goza con ese contacto que le fortalece. Pero si su madre no ha adquirido un comportamiento maternal ya sea por lo que ella vivió de bebé ya sea por aprendizaje, se mostrará torpe y pondrá en peligro la supervivencia de su hijo. Sigue leyendo

Criar con apego

//www.amitymama.com/

Imagen de la página http://www.amitymama.com/

Teresa García, psicóloga clínica, para Red Canguro.

Si hay algo interesante son los misterios de la universidad. Si, habéis leído bien, los misterios de la universidad. Es muy curioso que en una asignatura enseñen algo y, en la siguiente asignatura, se contradiga.

En la mayoría de las universidades españolas se enseña terapia cognitivo-conductual, y nada más. Como conocimiento general puede que nombren otras terapias, pero si un psicólogo quiere trabajar una terapia distinta a la que allí se enseña, ha de apañárselas por sus propios medios.

El misterio a resolver viene cuando estudias “Psicología Evolutiva”. En esa asignatura conoces cómo se desarrolla el ser humano. Desde el nacimiento hasta la vejez y muerte, claro está. Tomando sólo el desarrollo en los dos primeros años de vida (la asignatura es mucho más amplia) nos encontramos con que los estudios realizados revelan unos aspectos que luego son obviados por la sociedad en general y por la mayoría de los psicólogos en particular. En esos dos primeros años de vida se forja el apego. El apego depende de la relación del bebé con su cuidador principal, sea su madre o no. Sigue leyendo