Portabebés en verano, por Sol

Artículo realizado por Sol publicado originalmente en su blog “Marsupina, Mamá Cangura” y reproducido aquí con el permiso de su autora.

El otro día, en la charla que compartí con las Doulas de Rosario (Argentina), una futura mamá me preguntó por el calor del verano y el uso de portabebés.

Donde vivo, en verano, realmente el calor es muy suave, completamente tolerable, con aire fresco aunque haga mucho sol, pero, en Rosario, al igual que en muchos otros sitios, el calor es importante y, junto con el porcentaje de humedad y/o la falta de brisa, hace que se sienta mucho y que se sude más.

Recuerdo la primera vez que estuve en el verano rosarino con mi pequeña de 3 meses y medio, había venido con un fular de algodón (un Indio) y una bandolera de algodón finita, especialmente pensada para el calor de la ciudad.

Sinceramente el fular se sentía como una manta abrasadora, sólo pude utilizarlo los días frescos o dentro de casa con el aire acondicionado, el resto de días, y en especial para paseos más largos por la calle, nuestra mejor aliada fue la bandolera. Creo que, con bebés pequeños que no pesan demasiado aún, para días agobiantes de calor, una bandolera de algodón, fina, (o un Tonga, en según qué momentos y circunstancias) es la opción ideal.

Pero la principal pregunta que surge es: ¿No pasará más calor el bebé en el portabebés? ¿No es mejor para los días de tanto calor llevarlo en un capazo o cochecito?

Pues no creo que sea tan así… Es verdad que el “cuerpo con cuerpo” genera mucho calor, pero, el plástico que conforma las sillas y capazos, por más “ventanitas” de respiración que tengan, dan muchísimo calor también…

Si tienes un bebé y lo has llevado en el “huevito” o el capazo un día de calor (incluso en la silla de seguridad del coche si no váis con suficiente aire (o a veces aún así) ) al levantarlo seguro que habrás notado que tiene la espalda empapada. Sigue leyendo

¡¡A la playa con portabebés!!, por Paula

Artículo redactado por Paula para Red Canguro.

Aún recuerdo el primer viaje a la playa tras nacer nuestro primer hijo, un infierno de maletas, carrito y multitud de trastos que apenas cabían en el coche y que luego dificultaban el movimiento, porque no nos engañemos, ir a una playa con un enano de 3 meses que no sujeta la cabeza y necesitas ambos brazos para llevarlo y además ir con carro, sombrilla, toallas, cremas, ropa de cambio, pañales y demás historias no es precisamente lo más relajante, la mayoría de los padres llegábamos con la misma cara de cansancio y estrés tras acarrear los bultos como si fuéramos mulas, pensando en que al llegar a casa tendríamos que limpiar a fondo el carro y lavarlo todo. Vamos, como para no volver.

El segundo año había mejorado mucho la cosa, el bichejo ya sabía andar y teníamos un meitai, aunque pronto descubrimos que si bien era genial para ir a la playa, era espantoso para volver de ella, cualquiera que conozca un meitai se podrá imaginar por qué, pero para quienes aún desconocen ese fantástico portabebés os diré que tienen unas tiras largas para atarse el mei que al hacerlo en la playa quedaron mojadas y llenas de arena con diferentes grados de humedad. Además un día de un oleaje un poco puñetero nos dimos cuenta de que como hay que evitar que el mei se moje, llevar al niño en brazos “a pelo” dentro del agua puede ser peligroso si tienes un equilibrio como el mío. Ya teníamos algo bueno, había que buscar algo mejor.

El tercer año había una novedad importante, otro bichejo también de 3 meses, pero esta vez estaba preparada, ya conocía los portabebés y sabía cómo poder disfrutar de la playa, un fular para llevar a I bien pegadito y tener los brazos libres para poder atrapar a G que parece que en cuanto pisa arena tiene hipervelocidad para meterse en el agua aunque haya bandera roja. También puedes pasear por la arena y meterte en el agua, pero no es del todo agradable tener unos cuantos metros de tela mojada bien pegados a ti, aunque fresquito, un rato.

Tras este último verano y probar algo más, ahora estoy en condiciones de decir que los portabebés son lo mejor para ir a la playa, sobre todo si sabes elegir bien, y estas son mis impresiones: Sigue leyendo

Vota por la mejor foto: Portabebés para la playa y la piscina

***VOTACIONES CERRADAS****

¡Gracias por vuestra participación! Estas son las cuatro fotografías finalistas:

1º-Azucena, 11%

2º-Reme, 6%

3º- Delia, 6%

4º-Begoña G., 6%

Para ver las fotografías ampliadas puedes visitar nuestro álbum en facebook.