Aventuras de portabebés en el autobús (…o el metro…)

Tomando el metro

He sido una defensora del transporte público desde que nací. Mi primer recuerdo es estar de pie en un autobús abarrotado que va al centro, para acompañar a mi madre a sus clases en el Instituto de Arte. Tomar el autobús es simplemente algo que hago y he hecho casi toda mi vida, así que tiene sentido que siguiera usando este valioso recurso incluso con mi hijo pequeño a remolque.. bueno, cerquita a cuestas, quiero decir, cómodamente atado en mi espalda, o en bandolera en mi cadera. Llevar a tu bebé y montar en transporte público no es, ni de lejos, tan difícil ni intimidante como pueda parecer. Mi primer intento fue cuando mi hijo tenía 2 meses y medio y de verdad necesitaba coger algunas cosas en la tienda de ultramarinos. Esa primera experiencia me enseñó mucho sobre cómo portar un bebé segura y cómodamente en el transporte público.

En el autobús

Así que, sin más preámbulos, permitidme compartir algunos consejos que he ido aprendiendo desde aquel primer viaje en autobús. Primero: ¡vístete según el clima! Sí, me doy cuenta de que es de sentido común, pero ésto es algo sobre lo que no pensaba mucho la primera vez que salí con mi hijo. Digamos que es el principio de la primavera o el final del otoño, hace un día soleado aunque un poco fresco. Abrigas apropiadamente a tu niño como ves oportuno, suponiendo que un autobús agradable y templado vendrá a su hora, de acuerdo con el horario… pero entonces, ¡el autobús se retrasa! Es bastante posible que te quedes esperando fuera, en la parada, durante 20 minutos, preguntándote dónde está el autobús y maldiciendo el hecho de que no le pusiste calcetines más gordos o una chaqueta más gruesa al bebé, que se está congelando (bastante literalmente) en tu espalda. Los padres que van en coche o usan carritos realmente no necesitan considerar esta posibilidad porque es fácil echar una manta de sobra en el carrito o un jersey más en el coche. He aprendido que es mejor abrigarse de más cuando se usa el transporte público. Siempre te puedes quitar una capa cuando hayas llegado donde necesitabas ir o, si es un viaje rápido, dejar todas las capas intactas.

En tranvía

Segundo… viaja con un portabebés cómodo y con un niño feliz (sí, me doy cuenta de que ésta es una escena ideal). No hay nada tan atroz como haber hecho sólo un tercio del camino a casa, en un autobús abarrotado con un niño que decide gritar como un loco mientras lo llevas atado a tu espalda/cadera/pecho. No sólo el niño atado a tu espalda/cadera/pecho probablemente está espantando a la gente, sino que también esa escena del niño que chilla podría hacer que los demás viajeros asociaran la imagen del porteo con la de la tortura infantil. He aprendido que siempre es mejor tomárselo con calma cuando se viaja en transporte público, como invirtiendo un poco de tiempo extra dándole de comer a tu bebé antes de un viaje. O, antes de volver a tomar el autobús o el metro, tómate un descanso y saca a tu hijo del portabebés, deja que se estire y juegue un ratito y dale de comer, si todo esto es posible. Tu hijo normalmente estará contento y feliz el resto del viaje a casa.

Distintas mamás... ¡distintos nudos!

Tercero… esto me lleva a la logística de usar ciertos portabebés en el transporte público. Aunque soy definitivamente una madre que prefiere un nudo a la espalda antes que otro tipo de atados, poco a poco he ido comprendiendo que, probablemente, la posición más sencilla para usar en un autobus es un nudo frontal o a la cadera. Ahora hago el esfuerzo de poner a mi hijo en una bandolera si tengo que coger un autobús a cualquier sitio fuera de mi barrio o la zona circundante. También suelo llevar un mei tai o un onbuhimo enrollado en el bolsillo de la bandolera si preveo una caminata. No me malinterpretes, es totalmente posible usar una posición trasera cuando se va en transporte público y todavía es mi método preferido si voy a una excursión corta por la ciudad o al supermercado. Pero las posiciones traseras requieren un poco más de previsión – a veces, es difícil ponerse el niño a la espalda en un autobus abarrotado en hora punta, así que intenta planear tu viaje cuando hay menos gente o elige los trayectos menos concurridos, si puedes. Las posiciones delanteras o a la cadera suelen ser adecuadas para la mayoría de los viajes porque te puedes sentar o quedarte de pie en cualquier sitio vacío y no tienes que preocuparte de si el pasajero que está de pie detrás de ti golpeará la cabeza de tu hijo al apearse.

En tren

Cuarto… Me he dado cuenta de que si usas un portabebés, y concretamente si el bebé está en tu espalda, los mejores asientos del autobús son los de delante del todo. Esta zona normalmente está reservada para aquellos con necesidades especiales. Como madre con un hijo, y como cualquier otro padre con portabebés o cochecito, tienes todo el derecho de sentarte en la parte delantera. Cuando voy en un trayecto corto y llevo a mi hijo en la espalda, intento por todos los medios sentarme en la parte delantera porque hay más sitio para las piernas y más barras a las que agarrarse. Esas barras son muy útiles cuando el autobús se para o gira de repente. Además, yo no dudo en pedir a quienes estén sentados en los asientos delanteros que se muevan para poder sentarme yo, a no ser que sean ancianos o discapacitados. También intento siempre ser la primera en subir si hay otros que esperan el mismo autobús. Generalmente la gente es muy comprensiva con una madre que sube con un niño encima y, si no lo son, no dudo en ponerlo en conocimento del conductor.

en portabebés, los pequeños participan activamente

Esto me lleva al último aspecto y quizá el más inquietante de usar un portabebés en el transporte público… ¡las miradas que vas a recibir! ¡Acostúmbrate! Si portas a tu bebé durante una cierta cantidad de tiempo fuera del autobús, atraerás las mismas miradas y reojos y también comentarios y preguntas interesantes. El estar dentro de un autobús tiende a magnificarlo, ya sabes, el tipo de situación con un grupo de desconocidos encerrados en un espacio pequeño. No me malinterpretes: He recibido un montón de comentarios maravillosos y preguntas interesantes de algunos completos desconocidos, y creo que nada es tan genial como el que una madre joven, con un bebé en brazos luchando por subir su carrito al autobús, me pregunte sobre el portabebés que uso y dónde lo puede comprar. Pero igual de frecuentemente me miran raro y, como a mi hijo le gusta coger cosas, particularmente cuando le llevo en la espalda, me he encontrado un puñado de gruñones que se enfadaron conmigo por “permitir” a mi hijo “agarrarles” (¡es un bebé de 6 meses curioso!). Así que prepárate para cualquier cosa … incluyendo a que la gente toque a tu bebé (admito que todavía tengo que pensar una manera infalible pero amable de decir a los desconocidos que intentan tocar a mi hijo cuando está en mi espalda, que dejen de hacerlo).

Espero que estos pocos consejos hayan servido para enseñarte la mejor manera de portar a tu niño mientras usas el transporte público. Los portabebés son una herramienta maravillosa que promueve una genial sensación de vínculo entre tu bebé y tú, que no se termina cuando montas en el autobús o el metro. ¡De hecho, hacen la vida más fácil!

Tomando el ferri

En el aeropuerto, con maletas y dos niñas

En el aeropuerto

Artículo original en The Baby Wearer. Traducido por Red Canguro. Fotografías de Red Canguro.

Acerca de Red Canguro:
La Red Canguro, Asociación Española por el Fomento del Uso de Portabebés, es una asociación sin ánimo de lucro que se estableció en noviembre de 2008 con los fines de fomentar el uso de portabebés entre madres y padres y cualquier persona interesada, difundir información relacionada, servir de contacto y apoyo a personas que deseen iniciarse en el mundo de los portabebés, alentar el encuentro e intercambio de información y experiencias entre personas usuarias de los mismos, aumentar el nivel de conocimientos sobre el porteo de bebés en castellano y fomentar y difundir la crianza con apego. Para más información sobre estos temas, visita: http://www.redcanguro.org

Puedes reimprimir o distribuir este artículo libremente en cualquier medio (ya sea impreso, en un sitio web, o en un correo electrónico) con la única condición de que mantengas el título, contenido y el pie del articulo con la informacion de nuestra asociación intactos, y que todos los enlaces a nuestro sitio web esten presentes.

9 comentarios

  1. Salud! yo, desde luego, con eso de que nuestra hija lloraba en la sillita de seguridad del coche, nos hemos paseado bastante por tren, bus, metro, y avión! y sólo puedo decir…benditos portabebés!!
    Un artículo muy acertado. Gracias. Besitos
    Isabel

  2. Otra asidua a los transportes públicos con portabebes.

    No tenemos coche, así que no me queda otra que utilizar diariamente el transporte público. En nuestro cso cogemos la guagua y siempre vamos en el mei tai (puesta la niña en la parte delantera) y en alguan ocasión la bandolera…. cuando vamos en taxi entonces el portabebe que usamos son los brazos de mami ó papi 🙂

  3. Ah! tambien lo hemos usado en barco para desplazarnos a otras islas, vamos danto paseitos con la niña en el portabebes por el barco la mar de cómodas…

    Y por supuesto que cuando vayamos a la península nos llevaremos nuestros portabebes!!!

  4. Guau que fotos mas divertidas, y que bueno ir tan pegaditos aunque sea en trasporte publico

  5. El artículo es genial peeeero: ¡¡Me encantan las fotos!!. Son geniales y estáis guapísimos.

  6. genial, un articulomuy interesante, completo y curradisimo. Las fotos me han encantado!!! gracias!!

  7. Yo voy mucho en autobús, normalmente utilizo la bandolera, al sentarme puedo girar a Julen (va a hacer 12 meses) que suele ir tomando teta o cotilleando a los demás pasajeros. Me la bajo del hombro y la sujeto mas a la cintura, quedando como un cinturón de seguridad para el peke.

    Si voy a andar mas, me llevo el mei tai, pero como no lo controlo demasiado, me lo pongo al bajar del bus, en el viaje, lo llevo en la mochila y el peke en brazos (siempre me ofrecen asiento si no hay libre)

    El artículo me ha parecido muy interesante.

    Yo suelo intentar coger un asiento que esté de espaldas al sentido de la marcha, por si acaso… y con un timbre de parada a mano.

    Si llevo la silla, me desplazo en topo, en bus es dificil que Julen no se eche a llorar desesperado. Los sentimientos de los bebés no cuentan a la hora de hacer las normas de utilización de los buses…

  8. Excelente articulo. Para mi el fular es un antes y un después para manejarme con mis hijos en el transporte publico.
    Les quiero dejar una foto de nosotras en la estación de subte Carlos Gardel de Argentina.
    http://img194.imageshack.us/i/cimg1794j.jpg/

  9. Eres de chile? que yo estoy un poco confundida viajo a la playa u nose como viajar con mi bebe de cuatro meses , nose si hacerlo en su silla de auto o en porta bebé :S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: