Déjate llevar por la diversión

Continuamos desplegando el lema de la SICB 2013 “Déjate llevar”, y hoy hablaremos de la diversión, de lo divertido y lúdico que puede ser el porteo.  Para ello, Arantxa Gutiérrez Fernández, una de nuestras madres canguras, ha escrito este hermoso texto.  ¡Agradecidos de corazón!  “Déjate llevar… por la diversión”

Cuando un bebé nace, necesita sentirse arropado, calentito, seguro, en movimiento…en definitiva, lo más parecido posible a como se hallaba en la tripa de mamá, y eso se resume en dos palabras: en brazos.

Por lo general, en seguida nos damos cuenta que nuestros bebes tienen una necesidad “real” de estar en contacto físico permanente con nosotros. Gustosamente los cogemos en brazos y es entonces cuando caemos en la cuenta de que además de arrullar a nuestro retoño, tenemos otras cosas más mundanas que hacer (cocinar, ir a la compra, escribir en un ordenador) y otras muchas igual de importantes, como cuidar al resto de nuestros niños en el caso de que tengamos a más de uno.

Surge aquí el gran descubrimiento de los portabebes ergonómicos. Nos permiten seguir en contacto permamente con nuestro bebe, pero al mismo tiempo podemos alimentarle, atender a sus hermanos o seguir con las tareas cotidianas de nuestra vida, manteniendole feliz a nuestro lado y seguro.

Una vez que los portabebes han entrado en nuestras vidas, además de un artículo de primera necesidad, se convierten en una diversión.

Disfrutamos usándolos, cantamos a nuestros pollitos, les tenemos cerquita para cubrirles de besos, vamos al parque mientras miramos las cosas por el camino, nos miramos a los ojos…al mismo tiempo en el caso de tener otros hijos, seguimos teniendo dos manitas para dar, y nuestros pequeños, pronto aprenden que existe otra forma de llevar a los bebes.

la foto (2)
De nada sirve que les digas a tus hijos una y mil veces cual es la forma correcta de hacer algo. Ellos no aprenden de tus palabras, aprenden de tus actos. Educamos con el ejemplo y es por ello que en mi casa a día de hoy y tras haber visto portear a todos sus hermanos, mis retoños portean a sus muñecos, coches, perritos y demás objetos queridos.

A los peques le encanta jugar a ser mayores e imitan nuestros actos. Quizá el hecho de haber visto a sus madres y padres portear se les quede grabado en el subconsciente de forma que cuando crezcan sea para ellos lo normal. Los bebes van con sus padres, cerquita, agustito y sin llantos.

Portear no es sólo una gran solución a una necesidad si no que además, y esto es lo bueno, es divertido. Compartes estímulos con tu bebé, te haces mimitos, eliges los portabebes porque te gusta su color, su textura, su comodidad e incluso algún día, porque nos pega con la ropa y nos pone de buen humor.

la foto (1)
Nos permite hacer actividades juntos, pasear, subir en transportes públicos, bañarnos en el mar, jugar en el parque, ir de compras, explorar un mundo entero por descubrir estando juntitos y nuestros hijos lo toman así, como un juego.
Cuando van creciendo y los vamos usando menos, les podemos seguir dando otras utilidades, como columpio, como hamaca, como tienda de campaña de juegos…en fin, mil y una formas de disfrutar de ello, porque nuestra relación con los niños, debería ser así, feliz, llena de cariño y de juego y porque para nosotros, el porteo ha sido y es una fuente de alegría.la foto (5)
Portear a nuestros hijos hoy es un gran beneficio inmediato para ellos y para nosotros y una apuesta de futuro, ya que estamos sembrando en las generaciones futuras el germen del amor por llevar a sus hijos pegaditos.

La Red Canguro, Asociación Española por el Fomento del Uso de Portabebés, es una asociación sin ánimo de lucro que se estableció en noviembre de 2008 con los fines de fomentar el uso de portabebés entre madres y padres y cualquier persona interesada, difundir información relacionada, servir de contacto y apoyo a personas que deseen iniciarse en el mundo de los portabebés, alentar el encuentro e intercambio de información y experiencias entre personas usuarias de los mismos, aumentar el nivel de conocimientos sobre el porteo de bebés en castellano y fomentar y difundir la crianza con apego. Para más información sobre estos temas, visita: http://www.redcanguro.org

Creative Commons License by Red Canguro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España License.

Puedes reimprimir o distribuir este artículo libremente en cualquier medio (ya sea impreso, en un sitio web, o en un correo electrónico) con la única condición de que mantengas el título, contenido y el pie del articulo con la informacion de nuestra asociación intactos, y que todos los enlaces a nuestro sitio web esten presentes.

Si tu porteas, ell@s también

Texto escrito por Ana Marta originalmente para su blog Portabebés Dealgodon.com y reproducido aquí con permiso de su autora.  ¡Muchas gracias!

Siempre me encantó un anuncio para el fomento de la lectura que se titulaba “Si tú lees, ell@s leen” (os lo pongo aquí por si queréis recordarlo). En aquel momento en el que yo no tenía hijos, ni proyecto de tenerlos, me llamaba la atención cómo padre e hija desayunaban en una coreografía milimetrada. Está claro que es una exageración, pero no sospechaba en ese momento, lo que cunde el ejemplo que damos a nuestros hijos.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=QuWWWrWCQZg

Este otro video nos hace reflexionar sobre todo lo contrario, cómo nuestros malos hábitos son para ellos una influencia negativa:

http://www.youtube.com/watch?v=iCCH9wubemk&feature=player_embedded

Ambas historias vienen a ilustrar cómo somos los modelos de nuestros hijos. Los niños necesitan de nuestro ejemplo positivo y de nuestra coherencia entre lo que les decimos y lo que hacemos.

A mi hija de dos años y medio le encanta jugar a las mamás. Esto es en ella un interés innato, natural, comprobado porque su hermana mayor ha tenido al alcance los mismos elementos de juego y nunca ha manifestado un gusto tan definido. No hay un lugar a donde mi pequeña no vaya con su bebé, al que cuida con verdadera atención. A su bebé lo coge y deja con muchísimo cuidado, le cambia el pañal, lo arrulla, lo mece, le canta, todo con la habilidad que su corta edad le permite, pero con una ternura enorme. Pero hay dos cosas que hace que por encima de todo me emocionan y es cuando, como ella misma dice, le da tetita y se pone al muñeco en su fular. ¡Le chifla! Y se pasea casa arriba y abajo con su bebito a cuestas como si estuviera de paseo.

Porteando al bebé en un Suppori

Porteando al bebé en un Suppori

Nuestros hijos de hoy, tendrán muchas posibilidades de ser los papas canguros de mañana y la idea me encanta. Se trata de otro pasito más para la crianza en brazos. Por eso a disposición de mis hijas siempre hay pañuelos, pouches hechos de punto y portamuñecos comerciales, para que si quieren, puedan jugar a llevar a sus bebés.

Tenemos en casa dos libros muy bonitos que tratan el tema. Se titulan “El bebé de la mochila” y “A ride on Mother´s back”. El primero, impreso en cartón y con un tamaño muy manejable para niños pequeñitos, nos cuenta la historia de un bebé que descubre el mundo llevado en la espalda de su papá. El segundo (en inglés, no lo he encontrado traducido), nos explica cómo los bebés de todo el mundo son llevados por sus padres y tiene unas ilustraciones preciosas.

Libros para niños sobre portabebés

Libros para niños sobre portabebés

Y los mismos muñecos también llevan a su bebé, como la Nancy que estas navidades llegó a casa y que lleva a su hermanita en una bandolera de anillas o un barriguitas que tenemos, de un papá que lleva a su hijito en una mochila.

Muñeca Nancy con bandolera de anillas

Muñeca Nancy con bandolera de anillas

Este otoño vivimos una experiencia muy linda con mi hija de cuatro años. Teníamos que ir a su clase para contar a sus compañeros “en qué somos especialistas en casa”. Le dimos bastantes vueltas a la idea porque especialistas, especialistas…  Entonces se nos ocurrió la idea de hablar a los niños sobre el porteo, de cómo llevamos a nuestras hijas y de cómo ellos podían jugar a llevar a sus muñecos. Le preguntamos a nuestra niña  y estuvo de acuerdo, así que allá nos fuimos cargados de pañuelos y muñecos. Primero proyectamos una presentación en la que hablamos de cómo los canguros, los monos y los koalas llevan a sus bebés pegaditos. Esto ya atrajo bastante su atención, porque a los niños les encantan los animales. Luego les mostramos muchas fotos de papás de todo el mundo llevando a sus hijos, y también papás de aquí y por supuesto, fotos nuestras llevándolas a ellas. Mi hija se mostraba tan feliz. Acabamos la presentación con fotos de niños llevando a sus muñecos y les preguntamos ¿quién quiere jugar a llevar al bebé? Y ya nos lanzamos a ponerles a todos un pañuelo o un portamuñecos y por allí anduvieron jugando un ratito. Lo disfrutaron mucho y  a la profesora le encantó la actividad. Y así pusimos otro granito. Y poco a poco andamos con ellas el camino y quien sabe si mañana, serán mamás canguro.

Porteando a Minnie en un pañuelo

Porteando a Minnie en un pañuelo